Hablar otro idioma es estratégico para la empresa, ¿lo es para ti?

El no hablar al menos un idioma extranjero es un requisito para no ser seleccionado en la mayoría de los trabajos en empresas. Los candidatos que no pueden certificar este conocimiento muchas veces quedan automáticamente descartados en las búsquedas.

Se podrían presentar miles de certificados, pero si a la hora de utilizarlo no se hace con fluidez o no se tiene una comunicación formal con tu cliente, no se ha logrado nada. De alguna forma los negocios globales nos empujan a aprender un idioma más allá del que hablamos.

Comunicarte en otros idiomas con los clientes

No comunicar correctamente un concepto en una reunión o en una presentación podrían generar serias consecuencias, por ejemplo la desaprobación de un proyecto o presupuesto, y esto podría ser razón suficiente para el tan esperando ascenso. No comprender el reclamo o pedido de un cliente puede ser tan grave como no transmitir correctamente una orden a un empleado o equipo de trabajo en otro país.

Es por ello que hablar en serio un idioma y poder comunicarse, no es lo mismo que “hacerse entender”. Las empresas que consideran que el idioma es estratégico invierten en seguir capacitando a los ejecutivos y directivos. Pero lo cierto es que cuanto más éxito logra una compañía, más el idioma se convierte en una obligación.

Los negocios internacionales hoy en día requieren un manejo del inglés cada vez más exigente, para estar a la altura de las negociaciones. Tener buen nivel también es una ventaja a la hora de cerrar un buen negocio o de hacer una relación comercial con futuro.

Aprende ingles como una forma más implícita de acercarte a las personas y a los clientes.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*